miércoles, 29 de octubre de 2008

La Gota Fría


Para entender correctamente su formación y posterior evolución, vamos a repasar un concepto que se vio en eclase la circulación general atmosférica; se trata de la corriente en chorro. Explicamos que es una intensa corriente canalizada que recorre la Tierra y que se encuentra en la alta troposfera, a modo de "un gran río", donde el aire se mueve a gran velocidad, superando incluso los 200 Km/h. Existen cuatro de estos "cinturones", dos por hemisferio; una corriente situada en nuestras latitudes, llamada chorro polar y otra situada a unos 30º norte o sur del ecuador, conocida como la corriente subtropical. Existe otro par de circulaciones asociadas al chorro ártico en ambos hemisferios y en latitudes muy altas, que no se han mencionado ni serán tratadas aquí.

En ambos casos la dirección normal del movimiento es de oeste a este y si nos centramos más en la que nos suele afectar, la corriente polar, representada por las letras "JP" en la imagen anterior, vemos que a su izquierda tendrá aire más frío, al estar más cerca del polo y, por el contrario, más cálido a su derecha, zona más cercana al ecuador.

A veces, esta circulación casi rectilínea, tiende a ondularse en sentido norte-sur, y si esta situación se hace muy marcada, puede llegar a estrangularse en una zona y romperse la corriente. Pero si rápidamente recupera su normal orientación casi rectilínea, se habrá producido un brusco corte que dejará aislado un nuevo elemento, que será un embolsamiento de aire más frío que su entorno, quedando en el lado sur de la corriente en chorro, con una circulación cerrada y con un giro del aire ciclónico, por lo que se ha creado una nueva perturbación cuyo origen inicial es polar pero desgajada de la circulación “madre”.


Puedes ampliar información en la RAM- Revista del aficionado a la Metereología

O en esta infografía sobre la Gota Fría