lunes, 15 de junio de 2009

España roza los 47 millones de habitantes, un 12% extranjeros

España roza los 47 millones de habitantes, un 12% extranjeros

El territorio nacional gana medio millón de ciudadanos durante el último año. efe / madrid

A pesar de la crisis económica, España mantiene su crecimiento poblacional con la esperanza, en el caso de recién nacidos, de que, más que un pan, lleven un puesto de trabajo bajo el brazo. La población empadronada ha crecido durante el último año en medio millón de personas, hasta situarse en 46.661.950 habitantes, el 12 por ciento de ellos extranjeros.
Por comunidades, la que ha registrado un mayor aumento en el número de habitantes es Cataluña, con 103.345 más; por delante de Madrid (88.603) y Andalucía (83.472), aunque en términos relativos las más importantes subidas se concentran en Melilla (2,7 por ciento), Baleares (2,1) y Castilla-La Mancha (1,8).

Según los datos provisionales del padrón, publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística, el crecimiento poblacional se debe sobre todo a los foráneos, ya que se han sumado 329.929, frente a los 174.199 españoles.

No obstante, el ritmo de empadronamiento entre los extranjeros ha caído prácticamente a la mitad, ya que durante los últimos años el número de inmigrantes crecía entre 600.000 y 750.000 cada año

Del total de nuevos residentes, el 49,5 por ciento son varones y el 50,5 féminas, unos porcentajes que son similares en el caso de los ciudadanos foráneos (53,1 hombres y 46,9 mujeres).
Por edades, el 15,5 por ciento de los ciudadanos nacionales tienen menos de 16 años, el 43,3 por ciento tiene entre 16 y 44, y el 41,2 por ciento es mayor de 45 años.

La cifra de extranjeros empadronados se situó, el pasado 1 de enero, en 5,6 millones, de los cuales 2,3 millones provienen de alguno de los Estados miembros de la Unión Europea.
Durante 2008 el número de nacionales registrados experimentó una subida neta de 174.199 personas (0,4%), mientras que los foráneos se incrementaron en 329.929 personas (6,3%).
Entre estos últimos, los pertenecientes a la UE repuntaron en 164.154 (lo que supone el 49,8% del incremento total de extranjeros), hasta alcanzar una cifra total de 2.266.808 ciudadanos.
Según los datos provisionales del INE, ninguna comunidad autónoma ha perdido población.
La proporción de ciudadanos de fuera sobre el total de la población residente en el territorio nacional se situó en el 12 por ciento, y las regiones con más inmigrantes son Baleares (21,7 por ciento), Comunidad Valenciana (17,4) Madrid (16,4) y Murcia (16,3). Las que tienen menor proporción de extranjeros son Extremadura (3,3%), Galicia (3,8%) y Asturias (4,3%). Las comunidades donde se ha producido un mayor aumento de población foránea en términos absolutos fueron Cataluña (80.402), Andalucía (44.814) y Madrid (37.752).
Los menores aumentos se han producido en las ciudades autónomas de Ceuta (367 personas) y Melilla (1.100) y en Extremadura (1.174), según los datos facilitados por el INE, que precisó que ninguna región ha perdido tampoco población extranjera.

Por nacionalidades, y entre los pertenecientes a los Veintisiete, destacan los rumanos (796.576), seguidos por los británicos (374.600) y los alemanes (190.584). Entre el colectivo de no comunitarios, los marroquíes son los más numerosos (710.401), por delante de los ecuatorianos (413.715) y los colombianos ( 292.971).

Por otra parte, el Comité Español de Representantes de las Personas con Discapacidad (Cermi) solicitó al INE que incorpore la variable de la discapacidad a todas sus investigaciones estadísticas, como la Encuesta de Población Activa (EPA), la Encuesta de Hogares o la de Salud.